El amor en la familia, un valor que se construye


La familia, tema en el que trabajo con total pasión y convicción, desde hace varios años, fue el tema a celebrar en el Quindío durante esta semana. Este es un buen motivo para reflexionar en la relación que tenemos con nuestras familias y cómo éstas pueden ayudarnos a enfrentar el diario vivir y a actuar con determinados valores y costumbres.
En la familia se produce una gran parte de los “insumos”  emocionales que necesitan las personas para el desarrollo pleno de sus capacidades, habilidades y potencialidades. El amor, la protección, la identidad, el sentido de pertenencia, entre otros. En su interior se construyen los más fuertes vínculos de afecto, que son la base del bienestar emocional de sus miembros.

Desde la familia es posible estimular la solidaridad, la tolerancia, la aceptación de la diferencia y el respeto mutuo. Es un amortiguador en los tiempos difíciles y una fuente de apoyo y acompañamiento en las transiciones de la vida.

La familia sigue cumpliendo, a pesar de las crisis y los cambios, una compleja y minuciosa labor de formar a sus miembros para vivir en sociedad, transformar su entorno y construir un mundo mejor. Podemos concluir que la familia es el ámbito más deseable para crecer.



El buen funcionamiento familiar depende de muchos aspectos como las diversas maneras de enfrentar y resolver los problemas, la expresión de sentimientos, la comunicación, el ejercicio de la disciplina y, las posibilidades para que dentro del marco familiar, cada uno de sus miembros construya un proyecto de vida propio.

Este propósito debe orientarse a enriquecer las relaciones familiares estableciendo formas de interacción, entendimiento y cooperación que faciliten y promuevan el desarrollo personal y eleven la calidad de vida de cada una de las personas que la integran.

Las siguientes orientaciones ayudarán a rescatar la familia como un lugar para vivir mejor, y a la vez convertirla en una alternativa para disfrutar, encontrar tranquilidad, comprensión y ternura.


1. Tener fe en que la familia es un proyecto, posible, legítimo y bondadoso, en el que todos los miembros podemos aportar.
2. Pasar más tiempo efectivo en familia, jugar con los niños, compartir la mesa, conocer a los hijos.
3. Confiar en nuestras capacidades y retomar nuestro lugar y compromiso como padres.
4. Brindar a los hijos el afecto, la protección y la tranquilidad emocional que necesitan para sentirse seguros y confiados.
5. Mejorar la comunicación. Conversar con los hijos, escuchar lo que dicen, darle importancia a lo que piensan y sienten.
6. Ejercer autoridad con sensibilidad, firmeza, respeto y justicia.
7. Vencer el estrés, fortalecer la paciencia, la tolerancia y la comprensión.
8. Crear expectativas positivas respecto al futuro y transmitir a los hijos la alegría de vivir.
9. Conocer y revisar frecuentemente nuestros comportamientos como padres para ser un modelo digno de imitar.
10. Definir los valores que se desea trasmitir y las reglas que van a permitir fortalecer estos principios.
 11. Fortalecer la vida espiritual para trasmitir a los hijos un sentido de vida.
12. Promover la expresión positiva de sentimientos.
13. Disfrutar muchos momentos amables, afectuosos y entrañables  al calor del hogar.

Este articulo fue realizado gracias a inteligenciafamiliar.com. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Comentarios

  1. TREMENDA FORMULA DE VIDA FAMILIAR...GRACIAS POR TUS CONSEJOS!EXCELENTE...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares